Barcelona es sin lugar a dudas una de las ciudades más conocidas e interesantes del mundo gracias a su ambiente, clima, cultura, edificios y gente. Los más de 14 millones de visitantes que acuden a nuestra ciudad cada año conocen sobradamente al Modernisme y a Gaudí, al F.C. Barcelona, y los hechos principales de su Historia, pero aquí tenéis 5 Hechos Históricos que podéis usar fácilmente para fardar con vuestra familia y amigos cuando les visitéis o simplemente para convencer a vuestra próxima cita de que vale la pena concederos la segunda.

Sus Orígenes No Están Claros

Aunque se asume que fueron los romanos los que crearon el asentamiento permanente que terminaría convirtiéndose en Barcelona cuando fundaron la colonia Ivlia Avgvsta Paterna Faventia Barcino al final del siglo I a.C., todavía no está del todo claro cuál fue el primer pueblo que llegó al territorio. Además de los restos neolíticos encontrados en la zona, los pueblos íberos que la habitaron o incluso los cartagineses, una leyenda cuenta que fue Hércules quien fundó Barcelona cuando se enamoró de la región y de una princesa de inigualable belleza llamada Pyrene. Después de su muerte, el héroe, abatido, dedicó su tiempo a trabajar sin descanso para construirle un impresionante mausoleo que fuera digno de su belleza con sus propias manos: los Pirineos.

templo columna1

Los barceloneses, a su vez, construyeron un templo para agradecer al semidiós que mantuviera a los franceses a distancia


 

 

El Gueto Judío Todavía Sobrevive En Los Muros Del Casco Antiguo

Caminando por los alrededores de Plaça Sant Jaume un visitante avispado puede descubrir inscripciones hebraicas en ciertas piedras de los edificios más antiguos. A inicios del siglo XI Barcelona empezó a convertirse en una ciudad importante para una clase de incipiente de mercaderes, un centro para el comercio y la actividad de diversos gremios medievales. El crecimiento urbano y unas políticas permisivas atrajeron gente de más allá de sus muros; entre ellos, familias judías que acabarían viviendo alrededor de lo que hoy en día es Plaça Sant Jaume, en el Call, el gueto judío. Se convirtieron en los banqueros, acreedores, profesores y médicos más prominentes de la ciudad. Durante los siglos posteriores el fanatismo y la intolerancia crecieron en Europa, y en 1391 se asaltaron y destruyeron diversos barrios judíos. En el caso de Barcelona, las piedras que se tomaron de los hogares judíos se utilizaron luego para construir casas nuevas y algunas de ellas pueden verse en la actualidad. La Sinagoga de Barcelona, una de las más antiguas de Europa, todavía está escondida entre sus callejones.

hebreo hebreo1

Inscripciones hebreas en los muros de Barcelona encargadas de recordar a la gente los límites de velocidad y de la importancia de respetar el medioambiente


Barcelona Es La Cuna De La Ley Marítima Internacional Moderna

La expansión de catalanes y aragoneses en los siglos XIII y XIV convirtió a Barcelona en una de las principales ciudades de la cuenca mediterránea, controlando, en su punto álgido, un área que incluso alcanzó Atenas, en Grecia. Para resolver las disputas y asuntos marítimos que pudieran surgir entre los diversos territorios, la Corona de Aragón fundó en Barcelona, su principal ciudad, el Consolat de Mar en 1262. Esta institución creó un compendio de costumbres llamado “Libro del Consulado de Mar”. El resto de actores mediterráneos adoptaron las mismas costumbres y el libro fue traducido del catalán al italiano, al francés y al latín en los siglos posteriores. Más tarde, cuando empezó la expansión atlántica, se publicaron versiones en castellano, inglés y neerlandés que se utilizaron como referencias para las nuevas leyes atlánticas que, al final, fueron la base para nuestro Derecho Marítimo Internacional.

raimundus mapa

“Hazme caso, Raimundus, este saco de lechuga vale una pieza de oro. Lo leí en un libro en catalán no sé dónde”


Ni El Quijote Pudo Resistirse Al Atractivo De Barcelona

Posiblemente el español más famoso de todos los tiempos, por lo menos Antes de Iniesta, Alonso Quijano, también conocido como Don Quijote, es el personaje creado por Miguel de Cervantes en su famosa novela publicada en 1605, considerada por muchos la primera novela moderna de la Historia. Después de combatir molinos de viento, ser manteado en la posada y vivir otras aventuras diferentes a la par que divertidas, Don Quijote decide embarcarse en su tercera y última salida, que le llevará a Barcelona en su búsqueda de Dulcinea, su amor platónico. Es justamente en nuestra ciudad donde ve el mar por primera vez y es también en nuestra ciudad donde tiene su encuentro con el Caballero de la Blanca Luna quien, decidido a acabar con la vida errante de Don Quijote, le reta a un duelo en la playa. Don Quijote es derrotado por el Caballero y, obligado por las leyes de caballería, decide regresar a La Mancha para deponer la espada y retirarse.

quijote quijote1

“Lo ve, Señor, beber cava y comer pa amb tomàquet no era la mejor manera de preparar el combate”


Barcelona Fue Parte de Francia Durante Casi 20 Años

En el año 1635, cuando la creativamente llamada Guerra de los Treinta Años ya llevaba 17 años desolando Europa, el Reino de Francia decidió entrar en la contienda contra la Monarquía Hispánica que, a su vez, empezó a acuartelar todavía más tropas en su territorio más próximo a Francia: Cataluña. Esto incrementó la presión sobre el campesinado catalán que tuvieron que alojar, alimentar y aguantar los abusos de los soldados. En el Día de Corpus de 1640, conocido luego como el Corpus de Sangre por buenas razones, los segadores reunidos en Barcelona para la tradicional fiesta de la cosecha decidieron afrontar el asunto de una manera diplomática: la multitud asaltó y mató al Virrey de Cataluña, máxima autoridad real en el territorio. Temiendo las consecuencias que pudiera acarrear, las autoridades catalanas contactaron con los franceses, ofreciendo aceptar al rey francés Luís XIII a cambió de su ayuda. Fue el Cardenal Richelieu, que después sería inmortalizado como el villano de Los Tres Mosqueteros por Dumas, quién llevó a cabo las negociaciones por la parte francesa. Barcelona sería capturada finalmente por los españoles en 1652 y en 1659 se firmó el Tratado de los Pirineos entre los dos reinos, dibujando la frontera actual entre España y Francia y dejando una parte de los antiguos territorios catalanes en Francia.

votos

“Señor, nos gustaría discutir las implicaciones adicionales de sus políticas sobre nuetro pueblo y costumbres de la manera más democrática posible. ¿Qué le parece si lo votamos?”